RECUENTO

 

 

No se de que vale haber vivido todo

haber pisado piedras y pantanos,

días y noches, lágrimas y risas.

 

Tengo alforjas llenas de palabras

cosechadas al paso, guardadas

por si alguna vez alguien quería

oír algo más que adiós

o buena suerte.

 

Tengo una niña sola

sentada en la ventana

viendo pasar las procesiones

de vírgenes y diablos

despeinados.

 

Hay calor en La Habana,

vuelvo el rostro y cuento mis historias

a la abuela que canta en la cocina.

Pronto será invierno, pronto

habré nacido.

 

Comenzaré a perder,

a tener miedo.

 

Pasaré los años hilvanando

las costuras de mí misma,

remendando

el manto tibio de la nada.

 

Creeré haber amado y será triste

creer que lo he perdido.

 

Luego bajaré al fondo

y volveré de prisa

creyendo que viví

siempre creyendo.

 

 

 

Hay calor frente al mar.

Busco las calles conocidas

alguna esquina o árbol

que indiquen el regreso.

 

Cierro los ojos, evoco

con toda el alma mi jardín

mi casa,

mi perro,

mi dolor,

mi aburrimiento.

 

No se de qué vale tanta mierda.

 

 

 

Hay calor en Miami, pronto

será invierno tal vez,

pronto me habré muerto

y las nostalgias.

 

Se irá el Morro conmigo,

el verde limpio,

el azul de mi mar

y las montañas.

Se irán tus ojos,

este último abrazo

que detengo.

 

Este encontrarte ahora que he olvidado

mis cuentos de gigantes, ahora

que Abuela ya no escucha

y solo duelen.

 

Ahora que no tengo ni siquiera

el polvo para darte.

Todo es nuevo, limpio, inútil...

nada es mío.

 

 

 

 

REGRESAR A POESÍA

Página Principal | RESUME | Artes Visuales | Poesia | Dramaturgia | Links | CONTACTO